Flan de espinacas y tofu

Conocidas como "la escoba del estómago" por sus cualidades para combatir el estreñimiento y otras molestias intestinales, las espinacas son mis protagonistas de hoy, ya sé que son malqueridas por los niños (y por algunos adultos), pero a mi me parecen tan ricas, tan suaves, taaan verdes...me encantan crudas en ensaladas, cocidas en cremas y sopas, apenas hervidas y puestas como "cama" de un filete de salmón...en pastas, en flanes, en gnochis...bueno, son inagotables las tales hojitas esas...
Además, dejénme decirles, son "benditas", oigan:
-Bajan la presión arterial (3 cucharadas diarias de su extracto y verán los efectos en unas semanas).
-Tienen antioxidantes y vitaminas A y C (se aprovechan más si se comen crudas)
- Poseen fibra por montones, así que son buenísimas para el estreñimiento ("la escoba de...")
- Lo de el hierro es un cuento largo pues aunque tienen bastante, no es tanto como se cree (aquí les cuento por qué) y el que tienen, en gran parte no es asimilable para el organismo.
-En realidad, hoy se sabe, que la cantidad de minerales como magnesio, potasio, sodio, calcio y fósforo que contienen, son superiores a las de hierro que pueden absorberse.
-Contienen en forma abundante, ácido fólico, ácido úrico y ácido oxálico, desafortunadamente estos dos últimos, no son aconsejable para aquellas personas que padecen de gota, cálculos renales o artritis.
Flan de espinacas y tofu
1 libra de espinacas frescas (las que vienen congeladas funcionan muy bien, en ese caso usen 200-225 grms)
4 huevos
1 cebolla pequeña (o 1 echalote)
80 gramos de mantequilla
2 cucharadas de harina de trigo (de soya, de arroz o de maizena -cornstarch-)
200 grms de tofu firme (o 150 grms de queso blanco rallado)
1 taza de leche (puede ser de soya, pero no la que viene endulzada)
nuez moscada rallada
Una hierba picada (opcional, yo le puse tomillo)
sal y pimienta

Hay que lavar las espinacas y cocinarlas sin agua y con un poquito de sal (es suficiente el agua que les queda al enjuagarlas). Se ponen en fuego medio-bajo y se sacuden con frecuencia o se voltean con cuchara de palo. Tomará 3-4 minutos. Apenas las espinacas se suavizan y se vuelven de un verde más oscuro están listas.
No se preocupen si las espinacas desbordan el recipiente en que las van a cocinar pues se reducirán muchísimo, en la foto pueden apreciar lo que queda. Hay que dejarlas refrescar unos minutos y escurrirlas (si, como si se tratara de un trapo) retirándoles la mayor cantidad posible del agua de la cocción y se pican.
Sofreir la cebolla picada muy pequeñita en la mantequilla, cuando esté transparente agregar la harina, revolver durante unos 3 minutos luego incorporar la leche y revolver hasta espesar.
Mezclar la espinaca con el tofu desmenuzado, los condimentos, la salsa bechamel y los huevos ligeramente batidos.
Vaciamos la mezcla en un molde engrasado y enharinado.
Hornear durante una hora -aproximadamente- en baño maría a 375º. El baño maría evita que se le haga costra en las paredes, pero igual queda rico si se hornea directamente, en ese caso es mejor colocar la temperatura del horno en 325º.
Retirar del horno y dejar reposar un poquito el flan antes de desmoldarlo. Esta vez le coloqué por encima una salsa de tomate casera, pero puede ser una salsa blanca o de mostaza. Es rico caliente o frío.

3 comentarios:

Patri dijo...

Ni tanto hierro y no sirve mucho que digamos...
A finales del siglo XIX , un investigador norteamericano cuantificó los nutrientes de la espinaca, pero su secretaria incurrió en un error tipográfico en la línea correspondiente al hierro.

Este error, 30 miligramos en lugar de 3, ya ha sido corregido. En los años treinta, unos científicos alemanes restablecieron la verdad, pero no sirvió de nada. A partir de 1933 aproximadamente, los creadores de Betty Boop se habían adueñado de esta verdura y la habían transformado en una poción mágica para su nuevo héroe: Popeye. La propaganda durante los años de escasez de la II Guerra Mundial hizo el resto. En aquel entonces se podía oír que América reunía “la fuerza suficiente para terminar la guerra porque comía espinacas”.

Popeye ha ido muy, muy lejos. Gracias a una falsedad del calibre de esta poción mágica, ha hecho tragar espinacas al mundo entero. Por este marino, el consumo de las espinacas se incrementó en Estados Unidos en un 35 por ciento...

Zaira Garcia dijo...

Zaira dice: Patri arrancaste bien el año, se ven ricas esas espinacas, hace dias crei que colocarias la receta del bizcocho negro, le dije a una amiga que probo el que hiciste (quedo exquisito) pero me dijo que no lo encontro¿ mas tareas¡¡¡

Anónimo dijo...

Que ricura!!!!
La prepare por primera vez para una fiesta y todos quedaron encantados. Muy facil de hacer.
Saby