Resp-comendaciones

(Este título nombra una categoría en la que escribiré las respuestas y recomendaciones que daré a algunos de ustedes y que, muy probablemente, no incluirán una receta).

¿Que puedo decir? Estoy abrumada y encantada con la aceptación del blog, imagínense que hasta la fecha, sin cumplirse quince días de su "nacimiento", Cocinaré y me iré ha recibido casi 600 visitas....O mi familia y mis amigos están leyéndolo y cocinando todos los días, o son una partida de chismosos y se dedicaron a enviarle el enlace a "Raimundo y todo el mundo"...
Así que abrumada, encantada y "encartada", pues ya ví que no alcanzaré a responder a todas las sugerencias y preguntas que me están haciendo, eso si, trataré, trataré y trataré.


¡Maca! vaya sorpresa, que alegría saber que lees el blog ¿Cómo estás?
Creo saber cual "pastel" de zanahoria me pides (los colombianos decimos torta, pero yo sé que para ti significa porrazo), es uno que lleva también tofu ¿cierto?
Por supuesto voy a enviarte la receta pero tengo que volver a hacerla en mi casa para calcular las cantidades de los ingredientes que tienes que usar. Ese es un pastel que "creamos" entre Melisa y yo, sin embargo, no lo hago desde que ella se fué, así que se me olvidaron las cantidades. Espérame unos días, ¿vale?


Gladys entiendo lo que me dices en relación a la comida porque yo soy igual. Me encanta comer y si me dijeran, por ejemplo, que tengo que dejar el chicharrón de cerdo y toda la vitamina Ch que contiene el chancho (chuletas, chunchurria, chorizos, etc), sufriría muchísimo.
Pienso que "no hay desayuno gratis" y si a uno le gusta mucho comer no puede pretender ser muy delgado, ni debe someterse a todas horas a unas comidas insípidas (como para conejos) o "matarse" de hambre haciendo dietas muy rigurosas porque entonces sería muy infeliz. Lo que si creo es que uno puede disciplinarse un poquito y establecer un orden y un sistema inteligente, de manera que siga comiendo lo que le gusta pero controlando las cantidades y las ocasiones en que lo hace.

Pienso lo siguiente al respecto:
-Olvídate de las gaseosas, sobre todo de las "light" (ya se sabe que producen deseo de consumir calorías reales). Experimenta con el té helado (hay delicias) sin endulzar o con un poquito de miel. Agua y más agua, ojalá no con las comidas (es duro pensar en comer sin un líquido que acompañe, pero se aprende fácil).
-Ponte de acuerdo con tu hijo para comprar cada vez menos "chucherías", si uno tiene la alacena llena de chips, chocolates y demás "engordadoras" delicias, pues comerá más. Decidan entre los dos cual eliminan cada vez
-Opten por las frutas ácidas y semiácidas, ya que las frutas también engordan mucho.
-Trata de ir sustituyendo poco a poco los "snacks" muy dulces o con muchas harinas por trozos de quesos no muy grasos y vegetales que les gusten (probando de uno en uno encontrarán los adecuados).
- Puedes intentar también reducir las porciones. Cuando estés sirviendo las comidas pon un poco menos de lo que piensas que van a comer.
-Aplica lo que llaman los dietistas la ley de los alimentos incompatibles. Pondré una lista con ellos.
-Las harinas y los ázucares con mucha mesura. Dicen que no debemos comer harinas después de la cinco de la tarde (ni frutas). Pero no importa, una superensalada o unos deliciosos vegetales calientes acompañan muy bien la proteína que hayas escogido para la cena.
-Dénse premios cada vez que pierdan algo de peso (no se pesen todos los días, no se trata de volverse obsesivos. Una vez por semana, a la misma hora, es suficiente)
-Y mijita, agarrénse a correr -con regularidad- como unos locos por el parque o hagan algún deporte, o persíganse el uno al otro, pero muevan el esqueletico y pónganlo a sudar.
Señalaré las recetas que considere adecuadas para quienes vigilamos nuestro peso (actualmente todos, creo).
¡Hasta la próxima!

1 comentario:

Melisa dijo...

Mami,
Aquí les mando a todos los interesados la receta de la torta de zanahoria, pues el año pasado me la mandaste por correo.
¡Que la disfruten tanto como yo!

Cocinas 2 o 3 zanahorias medianas en agua que las cubra con dos cucharadas de azucar (que no sea demasiado grande el recipiente). Las sacas, las dejas refrescar, las pelas y las machacas con tenedor. Te debe quedar mas o menos una taza de zanahoria en pure.
2 cdas de mantequilla o cuatro de crema de leche, una loncha grande (el doble de lo que te comerias en un desayuno) de un quesito fresco, neutro (no maduro ni acido ni muy salado), tambien machacadito con el tenedor, 2 cdas altas de azucar, 3 cdas no muy altas de harina de trigo, 2 o 3 huevos y si lo necesitas un poquitico de leche o jugo de naranja para remojar. Para aromatizar usas canela, clavos de olor, nuez moscada en polvo y esencia de vainilla (no tienes que usarlos todos, con uno basta).

Mezclas bien los ingredientes, te fijas que la masa quede como "amarradita" pero no muy seca o muy aguada. Puedes agnadir una o dos cucharaditas de liquido para remojar. Lo echas en un molde enharinado y lo pones en el horno precalentado a 150 C o 300 F (mas o menos), unos 40 minutos, hasta que introduzcas un palillo o la punta de un cuchillo delgadito y salga limpio (no la chuzes demasiado pues se sale el aire y se aplasta).

Cuando la hagas con tofu, usas partes iguales de tofu y zanahoria, una sola cda de harina y no tienes que usar el queso. De resto igual.