Arroz con menudencias de pollo

O como diría el susodicho: "el arroz de mis entrañas".
¿Sabían que antiguamente se usaban estas entrañas para leer el porvenir del dueño del pollo? No es tan raro, aún hoy se usan el "pozo" del café o del chocolate, la ceniza del tabaco, un huevo cascado en agua y otro montón de métodos. parece que andamos desde siempre buscando respuestas y soluciones a nuestras incertidumbres con el porvenir.
Ya sé que las menudencias no tienen muchos adeptos, y no solo las de pollo, tampoco las de cerdo o de res es que tengan una gran fanaticada, de hecho hay muchos países en los que ni siquiera se consumen. Un amigo argentino casi muere de asco al verme preparar un delicioso (digo yo) hígado encebollado.
El caso es que en esta familia este arroz tiene mucho éxito, es el preferido de Meli (despues de la paella de mariscos).
A quienes viven en USA no se los recomiendo, a no ser que estén seguros de que las menudencias provienen de pollos "orgánicos", una sola vez lo hice y tuve que botarlo. !Guacala! Sabía a lo que huelen las farmacias. Pero son muy ricas las que se consiguen en Colombia, en R. Dominicana, España y en Suiza (los menciono porque sé que hay lectores del blog en estos países).

Ingredientes
(5 - 6 porciones)
  • 1 1/2 taza de arroz
  • 250 grms de hígados de pollo
  • 250 grms de corazones
  • 250 grms de mollejas (estómagos)
  • 1 cebolla de huevo picada finamente
  • 1 pimentón grandecito picado en cuadritos pequeños
  • 1 zanahoria picada en cuadritos pequeños
  • 1 taza de arvejas congeladas
  • 2 -3 dientes de ajo picados o triturados
  • 1 cda de pasta de tomate
  • un chorrito de aceite
  • un chorrito de ají tabasco (al gusto)
  • 1 hoja de laurel
  • sal, pimienta
  • 2 tazas del caldo en que se cocinaron las menudencias
Lo primero es limpiar las menudencias de partes indeseables como trocitos de grasa y una especie de "cáscara" amarilla que tienen las mollejas, que se supone ya ha sido retirada cuando se compran, pero a veces quedan restos. No se desanimen con la perspectiva de limpiarlas un poquito más pues no es mucho lo que hay que retirar, ellas en general vienen ya muy limpias.
Ahhh los corazones traen a veces unos tubitos (arterias) que son más fácil de quitar cuando están cocidos, pero que se pueden dejar, yo es que soy muy cansona y lo hago más por que me parecen feítos, no por que no se puedan comer.
Se ponen a cocinar las mollejas y los corazones en 1 litro de agua con un poquito de sal, la hoja de laurel, la cucharada de pasta de tomate, sal y pimienta hasta que ablanden. Si se usa la olla a presión deben estar unos 10 minutos después de que "pite", si no (como los hago yo, pues no tengo "pitadora") puede tomar una hora y es mejor no taparlos totalmente pues tiende a desbordarse, también es bueno quitarle una espuma gris que se va formando. Cuando estén listos retiramos las menudencias, las dejamos refrescar para picarlas en trozos pequeños y reservamos el caldo colado.
La cantidad de los vegetales picados y las arvejas debe ser más o menos de una taza cada uno. No olviden que se trata de la "medida internacional de taza", no es una taza como las nuestras para el chocolate (en estos días alguien me regañó por que no le salió una receta pero usó esa taza cómo referencia que viene siendo el doble de la standar).
Ponemos a sofreir la cebolla en un poquito de aceite, cuando esté transparente añadimos el ajo y lo mezclamos, 1 -2 minutos después ponemos el hígado picado en trocitos, le damos vueltas de tanto en tanto hasta que vemos que está opaco y perdió totalmente su color rojo oscuro, luego incorporamos la zanahoria y el pimentón, los mezclamos y dejamos que se sofrían unos tres o cuatro minutos luego añadimos el resto de menudencias picadas y las arvejas. Esperamos a que el sofrito esté otra vez muy caliente y echamos el arroz crudo, lo incorporamos dando vueltas cuidadosamente (para no partir los granos) durante 3 - 4 minutos. Entre tanto ponemos a calentar 2 tazas del caldo en que cocinamos las menudencias (2 minutos de microondas es suficiente), le mezclamos el poquito de ají (aún si no les gusta el picante, unas cuantas goticas le dan fuerza y matizan el sabor), le rectificamos la sal, recuerden que el líquido que se usa para cocinar arroz debe estar un poquito más salado de lo que queremos el arroz ya listo. Despues de sofreír el arroz durante esos minuticos, añadimos el caldo caliente, le damos unas cuantas vueltas y lo dejamos hervir destapado a fuego más bien alto, cuando el agua está casi seca bajamos el calor al mínimo, tapamos el recipiente y lo dejamos unos 12 -15 minutos. Al final es bueno "darle la vuelta", no revolverlo, si no pasar lo de arriba para abajo. Debe hacerse con dos o tres movimientos de la cuchara, si lo "zangolotiamos" mucho puede ponerse pegotudo.
Pasados estos 15 minutos, lo apagamos, lo dejamos tapado y esperamos al menos 5 minutos antes de servirlo.
Queda delicioso acompañado con una sencilla ensalada de lechuga, tomate y pepino.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que rabia!! Tengo antojo de ese arroz desde hace como un año.

La próxima vez que vaya ojalá me toque.

Anónimo dijo...

Agradezco esta receta, la hice hace unos días y me quedó espectacular.Que rico es el arroz con menudencias preparado de esta manera......


thanks.

Enith Martinez Lambraño dijo...

que delicia....lo voy a hacer¡¡¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Muy bueno!! No se de que provincia o estado es tu amigo argentino, pero en argentina te puedo garantizar que comemos todas las menudencias tanto de la vaca como del pollo. En una parrillada argentina nunca faltan las mollegas (garganta de la vaca), riniones, chinchulines ( tripita)... U otros platos como Milanesas de mondongo, o estofado de mondongo, caldo de menudencias de pollo, o estofado con arroz, parecida a tu receta... Y este menu no es unicamente preparado en el campo, sino que lo podes encontrar en los mejores restaurantes de la capital, en todo el pais....